La preselección Argentina de voleibol volvió a jugar amistosamente en la  tarde noche de ayer con su similar de Santa Rosa Vóley, en el gimnasio del club All Boys ante la gradería colmada de público.

En esta oportunidad la plantilla local de Santa Rosa Vóley sumó algunos refuerzos que le permitió, de algún modo, llevar los parciales ahí, cerca. Como dato ilustrativo, los primeros set concluyeron 25-22, 25-21 y 26-24 a favor de la visita.

Obviamente, que cada cuerpo técnico buscó la rotación continua sin dejar detalle librado al azar, claro está, salvando las distancias y las necesidades de la cohesión pretendida y funcionamiento de grupo. Igualmente, las fisuras o grietas emergieron aunque en porcentajes disímiles en uno y otro bando.

Lo cierto es que al combinado nacional le viene muy bien estos movimientos en cancha, habida cuenta del corte que resta (los jugadores se juegan un lugar) y siempre pensando en el Sudamericano de Perú en noviembre. Y también al elenco santarroseño en eso de seguir sumando volumen para la Liga provincial que se encuentra en marcha.

Deporte Capital


Lo más leido de la semana