La entrenadora de Ferro reconoció los méritos del campeón Vélez, agradeció la entrega de sus jugadoras y puso en duda su continuidad.

Culminada la Liga Nacional de Cestoball Femenino de Mayores, la entrenadora del subcampeón Ferro Carril Oeste, María Elsa Ingaramo, dialogó con infopico.com y rescató que, pese a la derrota, “siempre estamos prendidas, aunque la mayoría de las veces no lleguemos, pero siempre entregamos lo que podemos, el otro equipo era muy bueno y no pudimos vencerlo porque le salió todo bien. Perdimos con un buen rival que jugó mejor”.

A la hora de buscar argumentos de porque siempre los equipos pampeanos pelean este tipo de torneos, la experimentada DT no encontró justificativo lógico y apeló a lo emocional. “Es algo que en realidad es inexplicable porque La Pampa, sobre todo Ferro, siempre estuvo en los primeros lugares pese a ser una provincia con una población chica a comparación de Capital Federal, que además tienen constantemente competencia y nosotras no, pero vamos a la Liga y jugamos de igual a igual, es algo que no puedo explicar”, se excusó.

 

 

Recordó que “en la Liga del 2008, que fue la única que salimos campeonas, habíamos jugado en todo el año un solo partido y después la ganamos, no sé cómo, me parece que lo que más tenemos es corazón, esa es la característica de Ferro de Pico”.

Consultada sobre si seguirá ejerciendo el rol que tanto le apasiona, Pepa sembró la duda. “Son muchos años, todo tiene un ciclo, así que vamos a ver”, respondió.

“Yo empecé a jugar al Cesto cuando tenía 10 años y tengo 55, así que con el Cesto hace 45 años que estoy y hace 35 que estoy enseñando acá, es parte de mi vida, es mi rutina diaria”, dijo emocionada Ingaramo.

Finalmente destacó que a lo largo del certamen “la gente fue una barbaridad, en todos los partidos, tanto del equipo A como el B, la gente nos acompañó siempre”. Y dejó un mensaje para sus dirigidas: “A las chicas les digo que tienen un corazón y una garra impresionante”.


Lo más leido de la semana